Crean científicos accidentalmente una enzima que “come” plástico

1

El descubrimiento podría dar como resultado una solución de reciclaje para millones de toneladas de botellas de plástico, hechas de tereftalato de polietileno o PET.

Un grupo de científicos de la Universidad de Portsmouth (UoP) de Reino Unido, y el Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL) de Estados Unidos, crearon accidentalmente una enzima mutante capaz de descomponer botellas de plástico.

El plástico es barato y fácil de producir, pero no se degrada con facilidad. Hasta hoy, no existía un mecanismo lo suficientemente eficaz para deshacernos de él al ritmo que lo usamos.

Según National Geographic, pueden pasar un mínimo de 450 años para que los polímeros que componen el plástico empiecen a desintegrarse a nivel molecular.

En 2016, científicos japoneses descubrieron una bacteria capaz de descomponer la molécula del tereftalato de polietileno (PET), un tipo de plástico muy usado en la fabricación de envases. Ahora, basándose en este descubrimiento, investigadores de la Universidad de Portsmouth y del Departamento de Energía de Estados Unidos han modificado la enzima producida por la bacteria, resultando de ello una nueva molécula capaz de descomponer el plástico incluso mejor de lo que hacía el organismo unicelular.

Un hallazgo accidental

Los científicos descubrieron que la molécula que investigaban era es muy similar a la cutinasa, una enzima presente en algunas bacterias y que es capaz de degradar la cutina, un polímero producido por los vegetales. Sin embargo, cuando manipularon la enzima para investigarla, descubrieron accidentalmente la sorprendente capacidad de la molécula para descomponer el plástico.

El profesor John McGeehan en la Universidad de Portsmouth y el Dr. Gregg Beckham en NREL resolvieron la estructura cristalina de PETasa -una enzima recientemente descubierta que digiere PET- y utilizaron esta información en 3D para comprender cómo funciona.

Durante este estudio, donde el objetivo era determinar la estructura de la enzima natural, diseñaron inadvertidamente una enzima que es aún mejor para degradar el plástico.

Según el equipo de investigadores, la enzima mutante tarda unos días en realizar dicha función, un tiempo que advierten podría ser incluso menor si se llega a producir a gran escala.

Podría ser una solución de reciclaje

El descubrimiento podría dar como resultado una solución de reciclaje para millones de toneladas de botellas de plástico, hechas de tereftalato de polietileno, o PET, que actualmente persiste durante cientos de años en el medioambiente.

“Aunque la mejora es modesta, este descubrimiento imprevisto sugiere que hay espacio para mejorar aún más estas enzimas, acercándonos a una solución de reciclaje para la creciente montaña de plásticos desechados”, dijo el profesor McGeehan.

Los investigadores ahora están trabajando en mejorar, aun más, la enzima para permitir su uso de manera industrial y descomponer los plásticos en el menor tiempo posible.

(Con información de National Geographic y UNAM Global)

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Déjanos tu comentario