Fundación Pedro y Elena Hernández, avanza en la protección del flamenco del Caribe

La Fundación Pedro y Elena Hernández, AC, financió la colocación de cinco equipos de rastreo satelital en ejemplares adultos de esta especie, lo que generará un conjuntos de datos que los científicos podrán interpretar para obtener una visión espacial y temporal de gran escala y profundizar aún más en los hábitos de la población total y de esta forma, junto con los investigadores de campo, emprender nuevos esfuerzos científicos para la generación de conocimientos para fortalecer las acciones de protección y aprovechamiento sostenible de esos ecosistemas costeros y del flamenco mismo.

De acuerdo con esta organización, los rastreadores son equipos de la compañía francesa Xerius y el monitoreo se realizara través del grupo de satélites Argos. Los costos son financiados con recursos de Fundación Pedro y Elena Hernández, AC y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, a través del PROMOBI, del ejercicio fiscal 2017). Su tiempo de vida útil es de 3 años y después el rastreador se desprende.

La información que se recabe permitirá a los científicos fortalecer el sistema de investigación del flamenco del Caribe en México y el Caribe y de esta forma, construir un proceso de toma de decisiones para la conservación de la especie a partir de la conservación de su hábitat.

Los trabajos de monitoreo de la colonia de flamencos del Caribe se orientan a conocer con exactitud los patrones de migración de los flamencos a lo largo del año lo que será determinante para proteger la integridad ecológica de los espacios que resulten vitales a efecto de garantizar así la viabilidad futura de la especie.

Conocer estos movimientos ayudara a México a lograr acuerdos de colaboración con otras naciones del Caribe, pues se estima que esta carismática especie cruza el Mar Caribe para ocupar espacios de otras naciones, como Cuba y otras islas caribeñas.

La Fundación consideró que al resguardar estos espacios no solo se protege al flamenco, también se extiende la protección a especies que cohabitan en las rías y santuarios de la Península de Yucatán como son: tortuga blanca, tortuga carey, tortuga caguama, tortuga laúd, cocodrilo, jaguar, ocelote, tigrillo, puma, jaguarundi, garza tigre y especies endémicas en categoría protegida como la matraca yucateca y el colibrí de cola hendida, entre otras.

Desde 2014, la Fundación Pedro y Elena Hernández, AC, tomó la iniciativa de conocer con mayor profundidad el ciclo de vida del flamenco del Caribe y colaboró en los esfuerzos de conservación con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, instancias académicas como la UNAM, Colegio de la Frontera Sur y el Cinvestav. Hoy su aportación financiera y trabajo es fundamental para el éxito de las acciones de protección y conservación del manglar y el flamenco.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Déjanos tu comentario