¿Impacto ambiental del Tren Maya?

Por. Marina Daowz

Para impulsar el turismo en la zona sur de la república, el actual presidente de México Andrés Manuel López Obrador, presentó desde inicios de su campaña el proyecto “Tren Maya” el cual beneficiará a los estados de Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Chiapas y Tabasco, en un sentido económico y turístico.

El proyecto se ha posicionado hasta la fecha como uno de los principales planes para el desarrollo de infraestructura de la actual administración por su relevancia a nivel turística, como por el impacto económico que presupondrá en los próximos años, además de los 300,000 empleos directos que se crearán, por lo que las convocatorias para las licitaciones se publicarán en abril, esto confirmó AMLO después de su informe de sus primeros 100 días de gobierno, asimismo de la inversión estimada la cual se calcula entre 120 y 150,000 millones de pesos únicamente en la construcción del proyecto.

El proyecto implica una obra de 1500 kilómetros de vías férreas, de trenes híbridos que utilizarán biodiésel como combustible y correrán a una velocidad máxima de 160 km por hora para turistas, pasajeros nacionales y transportes de carga, que unirán las principales ciudades del mundo maya con un total de 15 estaciones de las cuales destacan Palenque, Calakmul, Mérida, Tulum y Bacalar; se espera que dentro de cuatro años las operaciones de construcción estén concluidas.

Su objetivo principal radica en mejorar la calidad de vida de los habitantes a través de la detonación de la economía y en segundo lugar, la protección del medio ambiente mediante el control por la tala ilegal, el tráfico de especies y la disminución de contaminantes por camiones de carga para así, evitar el exceso vehicular y facilitar la interconectividad.

Dentro de la polémica por esta construcción, se encuentra el tema del trazado del tren dentro de la reserva ecológica de Calakmul, la cual ha sido reconocida como Patrimonio mixto de la Humanidad por la UNESCO; también, de que esta posee el sitio arqueológico más grande que da testimonio de la colonización del territorio y que conjuntamente es considerada como la segunda mayor extensión de bosques tropicales en América y los mejores conservados de la región, con un total de 723 mil hectáreas.

images (1)

Dicha región tiene una gran diversidad biológica que incluye más de 80% de las especies vegetales de toda la Península de Yucatán, además de 350 especies de aves y 100 especies de mamíferos. Es hogar de varias especies de vertebrados mayores en peligro de extinción.

Son 723,185 ha que comprenden el decreto de formación de la reserva, el 49.6% es ejidal, el 2% propiedad privada y 48.4% terrenos nacionales, según el Plan de Manejo de la reserva, por lo cual al evaluar su viabilidad se advirtió que se necesitaban conocer datos georreferenciados y determinar a que propiedades correspondería la ubicación.

Dado que el debate del impacto ecológico continuó de forma latente, sus responsables han expresado que la tala de árboles será mínima, dado que se usarán líneas de ferrocarril ya construidas, así como carreteras y tendidos eléctricos, además de que en este tramo se impulsará con hidrógeno del medio ambiente, se moverá sin generar estruendo y emitirá vapor de agua en lugar de dióxido de carbono, por lo que no causará daños al ambiente ni a la fauna del lugar, por lo que ha sido nombrado como el “tren más ecológico del mundo” en la Feria internacional de ferrocarriles en Berlín.

Los contras que se encontraron dentro de esta propuesta fue “Lo complejo y caro de la producción del hidrógeno mismo, el cual requiere de maquinarias que consumen bastante electricidad y que no son nada baratas” aseguró el Director general de Travesías Pachamama, Pablo Careaga Córdova.

Mientras tanto algunos de los pobladores tienen opiniones diversas al asegurar que si bien este proyecto acerca a los turistas nacionales y extranjeros a conocer la región, de igual forma les importa más como es que no destruyan el ecosistema o alteren el orden ya establecido.

De igual manera este tren simboliza la división artificial de los corredores biológicos naturales de especies que transitan de América Central a la península de Yucatán, por lo que el mismo trazado se discutió con el titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR) Rogelio Jiménez Pons quien especificó que se “Debe respetar los límites de las áreas naturales protegidas (ANP) federales, estatales y municipales.” También enfatizó que “Bajo ninguna circunstancia deberán impactarse las zonas núcleo y de amortiguamiento de las áreas naturales protegidas”.

Las opiniones y posturas son múltiples, si bien hay soluciones ecológicas viables, aún hay situaciones naturales que deben de controlarse para que este proyecto no afecte de manera significativa a los pobladores como a la ANP.

20190312_112140
Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Déjanos tu comentario